Saltar al contenido

¿Cómo cuidar el ombligo del bebé?

El ombligo del bebé necesita ser cuidado y limpiado correctamente con gasa y alcohol para evitar que se infecte, permitiendo así una cicatrización y caída más rápida.

¿Por qué es importante cuidar del ombligo del bebé?

El cuidado del ombligo es fundamental durante los primeros días de vida del bebé. Cuando el ombligo se corta queda una herida abierta. Hasta que se cicatrice necesite de muchos cuidados y una excelente higiene para evitar infecciones ya que como herida abierta esta expuesta a gérmenes y bacterias.

Es importante saber que el ombligo del bebé puede manipularse sin que esto cause daños o dolor. Se debe cubrir con gasa para protegerlo. Es solo unos días ya que después el cordón umbilical se seca y se cae solo.

¿Cómo cuidar el ombligo del bebé recién nacido?

Durante los días que el ombligo este en proceso de secado es necesario que este cubierto con gasa para evitar que se exponga a microorganismos que lo contaminen e infecte. Ademas, esto ayuda a la cicatrización y así se cae en el menor tiempo posible.

No es recomendable mojar el cordón umbilical, así que en lugar de bañar al bebé lo mejor es lavarlo.
Ademas, después que el cordón se caiga, hay que esperar un día completo antes de darle un baño en bañera.

Para curar el ombligo del bebé se necesita de gasas estériles, alcohol y vendas. Es sumamente importante la higiene de las manos ya que esta es una fuente de contaminación enorme. Después de lavarse las manos se debe mojar con alcohol una gasa y utilizarla para limpiar el ombligo.
En la base del cordón umbilical se debe humedecer con alcohol para evitar infecciones.
Luego, con una gasa con alcohol se debe enroscar el cordón y con otra cubrirlo por encima. Por ultimo se coloca una venda rodeando el abdomen.

¿Qué errores evitar en el cuidado del ombligo del bebé?

Hay ciertos errores que se cometen en el cuidado del ombligo del bebé y que favorecen a las infecciones e impiden la cicatrización.

Uno de ellos es mojar el ombligo. Aunque se debe limpiar y humedecer con alcohol, tampoco se deben dejar gasas humedecidas sobre el cordón porque esto lo irrita.
No hay que tener miedo de usar alcohol, es el mejor producto para cuidar el ombligo ya que los antisépticos a base de yodo no son recomendados para los bebes porque puede afectar el funcionamiento de la tiroides.

Para la limpieza del ombligo deben ser usadas gasas estériles, nunca algodón. Este podría dejar pelusas que son difíciles de quitar.

Ademas, las fajas no son buenas tampoco porque aprietan mucho y pueden causar dificultades ara respirar o incomodidad al bebé. En su lugar es mejor usar vendas y no por mucho tiempo ya que el ombligo debe respirar para que cicatrice más fácil.

Por ultimo, y no menos importante, nunca se debe jalar del ombligo para arrancarlo. El cordón se seca y se cae solo. Si es arrancado puede provocar una hemorragia.