Saltar al contenido

¿Cómo corregir de forma adecuada a un niño?

Los expertos afirman que lo importante de la corrección es que se haga de una manera constructiva, lo que implica que pueda contribuir a que el niño aprenda a moderar y controlar su comportamiento, se mantenga seguro y se desarrolle de forma saludable a través de una relación afectiva y respetuosa con los miembros de la familia, donde prevalezca la comunicación asertiva y se establezcan normas claras sobre cuáles conductas son aceptables y cuáles no.

Recomendaciones para corregir de forma adecuada a un niño.

La corrección que edifica es aquella que puede contribuir al desarrollo saludable del niño tanto a nivel físico como emocional.

Para ello, los expertos refieren una serie de recomendaciones que pueden orientar a los padres y demás personas, en el cuidado, formación y protección del niño.

Ante cualquier conducta indebida que genere el niño, lo primero que hay que considerar es controlar tus propias emociones. Para esto, respira profundo y tómate el tiempo para calmarte, y una vez calmado busca hablar de forma respetuosa con el niño y con un tono de voz adecuado, pausado y firme.

Controla tus propias emociones antes de corregir al niño

No dejes pasar mucho tiempo después de la conducta indebida del niño para conversar con él, ya que es necesario que al niño le quede claro cuál es la conducta equivocada en la que incurrió. De esta manera puedes ayudar al niño a diferenciar entre las conductas adecuadas y las que no lo son.

Esta enseñanza puedes transmitirla al combinar las palabras adecuadas para que el niño entienda, junto con el ejemplo que día a día le des al niño.

Por esa razón, la coherencia del adulto en lo que habla y lo que hace, es fundamental para que el niño comience desde temprana edad a controlar su comportamiento.

Más Información: ¿Cómo afecta la ausencia de los padres a los niños?

De igual forma al conversar con el niño escúchalo con atención, con la finalidad de fortalecer la comunicación y el vínculo afectivo.

Identifica a través de la comunicación y observación si la conducta inadecuada obedece a una necesidad física (sueño, hambre o cansancio).

En estos casos los expertos recomiendan que se le pregunte al niño: ¿cuándo hiciste tal cosa que estabas sintiendo para comportarte de esa manera?

Este tipo de preguntas facilitarán el acercamiento con el niño, quien al sentirse comprendido podrá de igual forma sentirse mejor y así lo reflejara en su comportamiento.

Así mismo, puede ser que detrás de esa conducta se esconda una necesidad de afecto, atención, o de sentir aceptación y respeto.

La necesidad de afecto es uno de los detonantes más comunes de las conductas inapropiadas en niños

Según sea el caso los expertos recomiendan brindar el apoyo oportuno para ayudar a solventar la situación, y de ser necesario acudir a una ayuda profesional.

Propicia en el niño el hecho de reflexionar acerca de la conducta realizada, así como en las consecuencias que dicha conducta pudiera ocasionar tanto en él, como en cualquier otra persona que pueda sentirse afectada por su comportamiento.

Por ejemplo puedes preguntarle: ¿crees que lo que hiciste está bien?, ¿cómo crees que se sintió tal persona?, ¿te gustaría que te hicieran lo mismo? , ¿cómo te sentirías si eso te pasara?

Más Información: ¿Cómo ser freelancer con niños en casa?

Procura usar consecuencias educativas, que generen en el niño un aprendizaje constructivo.

Dicho aprendizaje es beneficioso para el niño, a diferencia de los castigos, los cuales según investigaciones científicas lejos de mejorar la conducta en el niño, lo que hacen es afectar el desarrollo cognitivo y social del mismo además de dificultarles el control de las emociones, afectando la autoestima y la seguridad personal.

De igual forma, hay que enseñarle al niño a reparar la falta cometida a través de una disculpa o de una acción reparadora que edifique su comportamiento para bien.