Saltar al contenido

¿Cómo controlar los nervios para una exposición oral?

Muchas personas sufren de temor ante una aparición y ponencia en público. Comienzan a sentir un nudo en la garganta, las manos sudorosas, la boca seca… Todo esto es la somatización de nuestro cuerpo ante los nervios. Pero ¿Cómo controlar esos nervios para una exposición oral?

Tips para combatir nervios antes de exponer

Existen numerosos trucos sencillos que te pueden ayudar a dominar y evitar los nervios al hablar en público, algunos de ellos son los siguientes:

Cómo controlar los nervios

Más Información: ¿Como estudiar para un examen oral?

  • Practica antes tu presentación: es importante que días previos a realizar tu exposición la practiques para que domines el tema. Así te sentirás más seguro. Hazlo de la forma más real posible. Con las herramientas que utilizarás el día del evento.
  • Mientras mejor te lo sepas, menos nervios tendrás: tal como se menciona en el tip anterior. Es fundamental que manejes el tema muy bien, de este modo te sentirás más seguro al momento de exponer. Estudia, prepárate, investiga, indaga y repasa el tema todas las veces que sea necesario antes de hacer la presentación. Así todo fluirá como algo norma, como una conversación y no como la exposición de algo desconocido.

Más Información: ¿Como retener informacion para un examen?

Otro trucos interesantes:

nervios para exponer

Más Información: ¿Cómo puedo convertir una presentación a vídeo?

  • Haz una respiración profunda: puedes reducir la ansiedad antes de la exposición, inhalando por la nariz llevando el aire al abdomen y luego exhalas poco a poco por la boca. Esta es una técnica excelente.
  • Toma algo que te relaje: beberse una manzanilla o algún té relajante que te ayude a bajar un poco los niveles de ansiedad y nerviosismo antes de la exposición, es ideal y una muy buena opción para controlar los nervios.
  • Gánate a la audiencia: capta la atención de los presentes con una buena introducción. Se amable, elocuente, utiliza frases ingeniosas y un tono de voz adecuado para que el auditorio esté dispuesto y atento a lo que digas y no a lo nervioso que puedas estar. Una audiencia que te mire mal es lo peor, te pone muy nervioso.