Saltar al contenido

¿Cómo conservar la lechuga fresca por más tiempo?

Para conservar la lechuga en buen estado se recomienda guardarla en la nevera, en la parte menos fría y evitando que tenga contacto con las paredes. Ademas, también se puede guardar la lechuga en un recipiente hermético con un trozo de pan y durara fresca por más días.

¿Por qué la lechuga se debe mantener en la nevera?

El tiempo de caducidad de la lechuga depende mucho del tipo de lechuga que se trate, por ejemplo las lechugas que tienen hojas más rígidas como las arrepolladas duran más, pero también de las condiciones de su conservación.

Se recomienda que la lechuga se conserve en la heladera porque se necesita que tenga un poco de aire y humedad para mantenerse en buen estado.
Si la planta recibe un poco de aire, entonces el proceso de oxidación se retarda. Quizás cambie un poco su color, pero sigue manteniendo su textura y sabor.

Entonces, lo ideal es guardar la lechuga en la nevera sin lavar, ni limpiar. Se ira lavando la lechuga según se vaya consumiendo.
Es por eso que se recomienda comprar lechuga que no tenga tierra, ni barro, y este fresca.

No es necesario secarle las gotas de agua que la lechuga tenga, pero no le agregues más. Usa servilletas de papel para colocar entre las hojas.
Es importante que evites que las plantas de lechuga se pongan en contacto con las paredes de la nevera porque son muy sensibles al frio. Por esto también es aconsejable guardar la lechuga en la zona menos fría de la nevera, siempre alejada de manzanas, tomates y plátanos.

¿Cómo conservar la lechuga en bolsa?

En el mercado se puede conseguir lechuga en bolsa, es decir, lechuga ya limpia y cortada lista para consumir.

Este tipo de lechuga puede llegar a durar fresca por más tiempo, siempre y cuando se las mantenga en su envase original y no se corte la cadena de frio. Siempre debe conservarse a una temperatura de entre 3ºC y 4ºC.

¿Cómo mantener en buen estado la lechuga con un trozo de pan?

Un truco casero para mantener la lechuga en buen estado, mucho más la lechuga ya lavada y cortada que todavía no ha sido consumida, es añadir un trozo de pan al recipiente en donde se la guarda.

Es necesario utilizar un recipiente hermético para que cierre bien. Solo se debe añadir un trocito de pan, cerrar el recipiente y guardarlo en la nevera. Así durara en buen estado por unos días más.