Saltar al contenido

¿Cómo combatir las orugas?

Las orugas del jardín pueden combatirse con remedios naturales hechos a base de ajo, tabaco, huevo, tomate o perejil.

¿Cómo saber si hay orugas en una planta?

Las orugas son larvas de insectos que se comen las hojas de las plantas. Es necesario combatirlas ya que al alimentarse de ellas les dejando agujeros y mordeduras.

Muchas veces se vuelve difícil detectar si hay orugas en una planta ya que estas larvas solo salen por las noches.
La forma más fácil de saber si hay orugas en una planta es observando las mordeduras que hay en las hojas.

Si observas que algunas hojas presentan agujeros, picaduras y caídas, principalmente en los brotes más pequeños y frutos, entonces significa que hay orugas. Ademas, también se puede ver que estos insectos dejan sus heces sobre las hojas, son puntos negros pequeños que se detectan a simple vista.

¿Cómo combatir a las orugas de forma natural?

Para poder combatir las orugas del jardín o la huerta nada mejor que preparar un pesticida 100% natural.

En el mercado se pueden conseguir plaguicidas pero muchos de ellos no son recomendables ya que contienen sustancias toxicas y estas pueden afectar a las plantas, mucho más a las plantas comestibles.

Los remedios caseros para combatir orugas más comunes son:

  • Picar una cabeza de ajo en trocitos pequeños y mezclarlo con un vaso de agua. Después que repose por algunas horas ya se puede pulverizar las plantas para evitar que estos insectos se acerquen a ellas.
  • Triturar las hojas de la planta de tomate y mezclar con agua. Estas contienen alcaloide, un potente repelente para insectos como las orugas.
  • Hervir una planta de perejil durante 10 minutos, pasar la mezcla por un colador y rociar las plantas con esta agua.
  • Mezclar 100 gr de ortiga en 10 litros de agua y se obtiene un plaguicida natural muy poderoso por las sustancias ácidas que contiene en sus pelos.
  • Diluir 60 gr de tabaco en 1 litro de agua. La nicotina del tabaco repeler a las orugas y otros insectos.
  • Machacar algunas cascaras de huevos y esparcir los trocitos por las plantas del jardín. No solo repele los insectos, sino que ademas fortalece la tierra aportándole carbonato cálcico.