Saltar al contenido

¿Cómo combatir el capricho de los niños?

Lidiar con el capricho de los niños, puede resultar un reto tanto para el cuidador como para los propios pequeños, por lo general, este comportamiento se presenta cuando no han recibido la atención necesaria que los ayude a canalizar sus emociones, en este caso, es importante implementar técnicas para despistar su atención, establecer límites, tener igualdad en las decisiones de ambos padres y otros consejos que te traemos a continuación.

Características de un niño caprichoso

Con frecuencia, trata de conseguir lo que desea haciendo rabietas o berrinches.

Esto lo hace con la intensión de llamar la atención, sobre todo si le han negado algo con anterioridad.

Por lo general, tienen un comportamiento egocéntrico; solo se concentra en satisfacer sus necesidades.

Cómo combatir el capricho de los niños
Los niños caprichosos suelen hacer rabietas cuando no consiguen lo que desea

Su comportamiento gira en torno a sus demandas.

No aprecia el verdadero valor de las cosas, pues con frecuencia consigue lo que desea.

Los niños caprichosos no conocen el valor del esfuerzo, la disciplina ni del trabajo.

Esto se debe a que consiguen todo sin necesidad de esforzarse.

Tips para lidiar con el capricho de los niños

Si estás cerca de un niño que a menudo se torna caprichoso, toma en cuenta las siguientes recomendaciones para que puedas ayudarlo a mejorar su comportamiento.

Diferenciar los caprichos

Es importante como padres o cuidadores directos de los niños, enseñarles la diferencia entre necesidades importantes que deben ser atendidas y los caprichos.

En este caso, la participación de los adultos es vital. Esto se refleja cuando el niño hace alguna rabieta para obtener algo, si lo consigue, debemos ser insistentes en su elección y enseñarles a cargar con ella.

Más Información: ¿Cómo ayudar a los niños a superar el miedo al agua?

Un ejemplo claro es la elección de algún juguete; si hemos decido ante su capricho, debe permanecer con ese juguete y no sustituirlo de inmediato cuando se aburra.

De esta manera el niño podrá pensará mejor antes de hacer una rabieta por cualquier capricho que no es una necesidad.

Establecer normas

La instauración de normas desde temprana edad le permite a los niños canalizar su comportamiento.

Esto los ayudará a entender los límites desde muy pequeños.

Por ejemplo, es de utilidad establecer límites para las salidas del parque, el número de dulces consumidos a la semana, horas frente al televisor o dispositivos electrónicos, entre otros.

Igualdad en las decisiones

Es importante que los cuidadores o los padres de los niños establezcan las normas y las apliquen por igual.

Cómo combatir el capricho de los niños
Los adultos deben respetar las normas establecidas

No se pueden desautorizar entre ellos, pues es necesario que los niños entienda que los límites y las normas no se pueden quebrantar, mucho menos viniendo de los adultos.

Desviar la atención

Esta técnica funciona muy bien con los niños pequeños; sobre todo cuando hacen una rabieta.

Más Información: ¿Como calmar los caprichos de tu hijo?

En este caso, cuando se presenta la situación, es necesario buscar otro punto de atención para el niño sin necesidad de ceder a su antojo de momento.

Lo importante es que el niño se concentre en otra actividad o situación hasta que se tranquilice.

Lo recomendable es ayudar al niño con su comportamiento lo más temprano posible, a fin de evitar situaciones más conflictivas a medidas que van creciendo.