Saltar al contenido

¿Cómo calmar a los niños con miedo a las tormentas?

Para ayudar a los niños a superar su miedo a las tormentas hay que explicarles que las tormentas son eventos naturales, enseñarles como divertirse con las tormentas y acompañarlos para que se sientan más seguros.

¿Es normal que los niños tengan miedo a las tormentas?

Si, es normal que los niños sientan miedo de las tormentas ya que la consideran un riesgo o una amenaza.

El miedo es una emoción totalmente natural y necesaria para el desarrollo. Gracias al miedo, que aunque parezca una emoción no lo es, el pequeño puede ser precavido y evitar meterse en peligro.

Cuando los niños son pequeños tienen más temores. Al ir creciendo, aprendiendo y conociendo, entonces algunos temores van desapareciendo solos. Otros, en cambio todavía quedan y algunos son reforzados por situaciones y experiencias traumáticas.

¿Cómo ayudar a un niño a superar el miedo a las tormentas?

Los niños que tienen miedo a las tormentas necesitan de la ayuda de sus padres para superar este temor.

Los adultos son los encargados de enseñarle al niño que las tormentas son eventos de la naturaleza, que no siempre son peligrosas y que deben mantener la calma. Nunca tienen que ignorar o ridiculizar los sentimientos del pequeño. Tampoco hay que exponerlo a sus miedos, poco a poco ira enfrentándolos y superándolos.

En estos momentos cuando el niño siente temor necesita de la comprensión y el cuidado de sus padres. Estos deben pedirle al niño que les cuente como se siente, que es lo que lo asusta y como se sentiría más seguro, y escucharlo con atención.
Ademas de contarle sobre las tormentas y como actuar ante ella, también pueden entretenerlo con música para que no oigan los truenos y algunos juegos que los distraigan.

Hay que aprovechar la imaginación de los niños y contarles cuentos sobre las tormentas que los ayuden a perder el miedo.

¿Cuándo el miedo a las tormentas se convierte en una fobia?

Aunque es totalmente normal que los niños pequeños les tengan miedo a las tormentas se debe poner atención y cuidar que no se convierta en una fobia ya que, en este caso, entonces seria necesario buscar ayuda profesional.

Las fobias son diferentes a los miedos porque se trata de un temor irracional y exagerado. Algunas personas no pueden salir de sus casas cuando hay tormenta, viven pendiente al servicio meteorológico y ante cualquier señal de mal clima comienzan a desesperarse.

Si el niño comienza a sudar, temblar, tener palpitaciones aceleradas e incontinencia urinaria ante las tormentas, lo mejor sera consultar al medico.