Saltar al contenido

¿Cómo ayudar a un niño hospitalizado?

Estar en una cama de hospital no es nada grato para un adulto, mucho menos para un niño cuya energía siempre está en constante acción, pronto el aburrimiento y el desespero pueden hacer presencia y si hay dolor físico, la situación puede ser más incómoda para el menor; existen algunas estrategias para entretenerlos y evitar que su atención se centre en el dolor, así lograr que la experiencia sea menos traumática, por ejemplo, leer cuentos, crear personajes, hablar de sus emociones o miedos, juegos de mesa, entre otros.

Apoyo para el niño hospitalizado

Es necesario entender que los niños hospitalizados no son adultos pequeños, su capacidad de reconocer y enfrentar la experiencia de una hospitalización es muy distinta.

En este sentido, tanto el personal de salud involucrado como las instalaciones del lugar deben estar preparados, capacitados y acondicionados para prestar todo el apoyo a los niños hospitalizados.

Como ayudar a un niño hospitalizado
El personal de salud debe estar capacitado para atender a los niños

La intención es que le niño logre sanar de su dolencia y procurar que tenga una buena experiencia a su paso por el centro hospitalario.

Consejos para abordar a un niño hospitalizado

Los padres o familiares cercanos juegan un papel importante en el estado de ánimo del niño hospitalizado, pues lo mejor será transmitir confianza al menor y así evitar que se abrume con todas las situaciones.

En estos casos, se aconseja hablar con el niño sobre su padecimiento.

Existen enfermedades que ameritan estancias prolongadas en los centros hospitalarios, así que lo mejor es no mentirle al niño con respecto al tiempo de su estadía, esto podría decepcionarlo.

Más Información: ¿Los niños pueden cuidar una mascota?

Es importante darle la oportunidad al niño que exprese sus miedos y pregunte abiertamente cualquier duda sobre lo que está pasando.

Aquí los padres pueden apoyarse en el personal médico para unificar el mensaje que será transmitido al niño.

Con previo permiso médico, puedes involucrar al niño en sus curas con algo muy sencillo, como por ejemplo cambiar su vendaje.

Si el médico tratante lo autoriza, con ayuda de una silla de ruedas pueden dar un paseo por las instalaciones y así conocer al resto del personal o a otros niños que estén pasando por la misma situación.

Cómo ayudar a un niño hospitalizado
Los juegos son importantes para el estado de ánimo del niño

Los juegos son parte importante de la estadía del niño en el hospital, esto hace que se mantenga distraído.

Contarle historias sorprendentes con animaciones, ver películas de su agrado, jugar con juegos de mesa, hacer karaoke, son pequeños detalles que marcarán la diferencia.

Si la estancia es larga, ayuda mucho crear una rutina de actividades siempre y cuando el equipo médico las autorice.

Mantener la comunicación con el resto de la familia y amigos a través de cartas, videollamadas o visitas es de vital importancia para su estado de ánimo.

Más Información: ¿Cómo superar el miedo al inodoro en los niños?

Otro consejo importante es mantener al niño motivado para su recuperación, esto implica hablarle un poco sobre cosas que podrían hacer al salir del hospital.

No se recomienda que sean eventos muy grandes que le puedan crear ansiedad o decepción si la estadía se prolonga más de la cuenta.