Saltar al contenido

¿Cómo aprender a visualizar?

Los expertos coinciden en afirmar que la visualización es una técnica por medio de la cual la persona a través de la imaginación proyecta  imágenes, estados o situaciones deseadas con la intención de lograr identificar de manera nítida y clara características particulares de esas imágenes o situaciones. Esta capacidad permite a la persona determinar de forma precisa en la psiquis que es lo que desea conseguir Ya fin de poder enfocar los recursos mentales disponibles para obtener lo proyectado.

Importancia de la visualización

Según los expertos comprender el alcance que tiene la visualización es estratégico ante la dificultad que se presenta al tener que identificar una meta, situación o sensación que desean vivir.

De igual forma es importante ante la presencia de elementos que puedan desvirtuar las acciones necesarias para obtener los resultados esperados.

La visualización genera seguridad, lo que contribuye a disminuir la ansiedad y frustración ocasionada por la incertidumbre, ayudando de igual forma a contrarrestar el estrés.

Fortalece la creatividad, a través de la imaginación que se utiliza para modelar ideas, situaciones e imágenes que quieren experimentarse en un mundo real.

Cómo aprender a visualizar
La visualización favorece la creatividad

Contribuye al desarrollo profesional, los expertos consideran que cuando la persona se proyecta a sí misma en una situación de éxito, está condicionando sus acciones para direccionarlas al logro del objetivo visualizado.

Fortalece el trabajo en equipo a través del desarrollo de la empatía. Cuando el equipo logra visualizar una meta común, las acciones serán motivadas por un interés colectivo, lo cual permite que reine la armonía en el equipo.

Más Información: ¿Cómo concentrarse en un espacio de trabajo con ruido?

La visualización activa las mismas áreas cerebrales que se activan cuando la situación, idea o meta se están llevando a cabo en el mundo real, condicionando de manera positiva al cerebro para el éxito.

De igual forma la visualización como técnica permite en la medida que se ponga en práctica, que el cerebro se adapte con facilidad ante los retos que se le presente.

Pasos para aprender a visualizar

Los expertos recomiendan ciertos pasos que contribuyen con la proyección mental, corporal y emocional.

Etapa de relajarse, lo primero es poder relajarse para que el cerebro pueda asimilar de forma efectiva las sensaciones que vayan generando.

Para ello, es necesario ubicarse en un sitio cómodo y poder desconectarse de cualquier interrupción posible, tales como celular, televisión, radio, computadora, entre otros.

De forma sucesiva cierra los ojos y comienza a respirar lent

Cómo aprender a visualizar
La relajación es parte importante de la visualización

o, practicando la respiración abdominal.

Mediante la respiración al expirar comienza a relajar de forma progresiva cada parte del cuerpo y así al seguir expirando saca de ti todo pensamiento, situación o emoción negativa.

Etapa de visualizar, comienza a imaginar de manera armónica y positiva el objetivo, la situación o estado que deseas alcanzar.

Observa toda la escena de manera nítida, clara y detallada, lo que implica determinar lugar, ropa , personas, ambiente, aromas, las emociones que te permiten experimentar satisfacción, progreso, bienestar por el logro alcanzado.

Tomate el tiempo necesario para apreciar toda la situación y lograr fijar en la mente la escena o imagen visualizada.

Luego de haber grabado en la mente los detalles procede lentamente a abrir los ojos y colócale nombre a la escena, imagen u objetivo visualizado para recordarla.

Más Información: ¿Qué es la ansiedad nocturna y cómo evitarla?

Etapa de fortalecer la visualización, de igual manera a través de la respiración abdominal, respira varias veces y comienza a pensar en el nombre dado a la visualización que realizaste.

Así mismo, se recomienda pensar de forma positiva, convencido que lo que quieres conseguir está sucediendo en tiempo presente.

Lleva la visualización al mundo real, una vez que hayas comenzado a visualizar el objetivo, situación o estado a conseguir comienza a realizar de forma progresiva las actuaciones y cambios que te vayan acercando a obtener lo visualizado.