Saltar al contenido

¿Cómo aprender a disfrutar la vida?

Para disfrutar de la vida debemos vivir anclados en el presente, que es el momento en el que realmente podemos actuar. Vivir el presente implica involucrarnos en nuestros planes para que cada cosa nos sorprenda; es vivir cada momento sin anticipación, sin condicionantes, sin miedos. Igualmente es proyectarse en el futuro, sin llegar a habitar en él, es estar en paz con el pasado para dejar de recurrir a él buscando excusas y justificaciones.

Claves para aprender a disfrutar de la vida

Existen algunas recomendaciones que según los expertos pueden ayudar a disfrutar de la vida a cada momento.

Conócete mejor tomando el tiempo necesario, para que te conectes con lo que crees, piensas, sientes y eres; esto te permitirá reconocer tus actos y responsabilizarte de ellos.

Aprende a escuchar de manera que puedas analizar y comprender sin juzgar. Si aprendes a escuchar lo que otros ven en tus actitudes y dicen de ti, podrás conocer algunos aspectos de ti mismo que desconocías.

Cómo aprender a disfrutar la vida
Salir de la zona de confort y experimentar nuevas vivencias es uno de los pasos para disfrutar la vida

Abandona la zona de confort atreviéndote a experimentar  cosas nuevas o diferentes, asume riesgos. Permitiendo de esa manera, que nuevas oportunidades lleguen a tu vida para disfrutarla y ser feliz.

Ordena lo externo y lo interno priorizando lo importante sobre lo accesorio. Si pretendemos terminar ocupándonos de diversas cosas, es imprescindible empezar por poner en su lugar lo primero antes de ocupamos de lo último.

Ábrete al amor procurando el bienestar sincero y desinteresado de otras personas y experimentando la reciprocidad del amor entregado, bien sea a través de tu hijo, padre, madre, pareja, vecino o alguien desconocido.

Más Información: ¿Cómo empezar una nueva vida?

La autorrealización se experimenta al cosechar, por lo menos, una relación con alguien que no solo sea importante para nosotros, sino que además consiga hacernos saber que somos importantes para él.

Aprende de los errores admitiendo tus fracasos, obteniendo de ellos la experiencia necesaria para tu desarrollo personal. Si para ti lo más importante es aprender y crecer, equivocarse será una parte importante y enriquecedora del proceso.

Invierte bien cada segundo de tu vida disfrutando cada día del saldo de tiempo a tu favor. Es tu responsabilidad invertir cada segundo en conseguir lo mejor para ti y para lo que amas.

Tómatelo con una sonrisa, no olvides reír, a pesar de tus limitaciones o de las restricciones que te son impuestas. Ríe para poder actuar con más tino y no para renegar o huir de los problemas.

Sonríe cuando sea sencillo y también cuando te cueste, aprenderás así que puedes conseguir que nada arruine tu alegría. Suelta tu pasado, adicciones y apegos para evitar que olvides los objetivos planteados cuando el camino se torne pesado y largo.

Cómo aprender a disfrutar la vida
Sonreír en todo momento para aligerar las cargas

Es en esos momentos donde debes detenerte y revisar tus cargas para descubrir el peso que te sobra y que impide tu marcha. Piensa que lo que una vez te sirvió puede que ahora ya no sea útil.

Vuelve a empezar no en el sentido de hacer lo mismo otra vez, sino en volver con la conciencia de que, ahora, ni siquiera tú serás exactamente quién eras.

Ahora llevarás contigo lo que aprendiste cuando te equivocaste para enfrentar los nuevos errores que surjan en tu nuevo trayecto.

Saca tu lado creativo y descubre que los hechos siempre tienen aspectos nuevos. La creatividad te ayudará a buscar respuestas innovadoras a viejos problemas o respuestas viejas a problemas nuevos.

Más Información: ¿Cómo iniciar la vida universitaria con éxito?

Decide tu libertad conforme a la capacidad que tienes de escoger entre varias alternativas la que consideres beneficiosa para tí mismo.

Igualmente ejerce tu  libertad para poder asumir las responsabilidades que se derivan de las decisiones tomadas.