Saltar al contenido

¿Cómo aprender a disfrutar del silencio?

Estar callado no es estar en silencio. Puedes estar callado y tener alrededor una aglomeración de personas, tráfico o música; es lo conocido como ruido externo. También existe el ruido interno que es esa voz interior que a veces juzga y oprime llenando de ansiedad, como las preocupaciones. Para disfrutar del silencio es necesario acallar ambos ruidos, para escuchar tu verdadero ser y poder reflexionar con armonía y paz sobre el momento actual; sobre quién eres y lo que deseas.

Importancia de disfrutar del silencio

El silencio puede aportarnos muchas cosas positivas, como un mejor entendimiento de nosotros mismos.

También nos puede ayudar a aceptarnos tal y como somos, o a cambiar aquellos aspectos de nuestra vida con los que no estamos contentos.

El silencio es necesario para llevar a cabo determinados procesos mentales como la regeneración neuronal. Por ello necesitamos calma para poder organizar e integrar lo nuevo.

Cómo aprender a disfrutar del silencio
El silencio favorece ciertos procesos a nivel cerebral

Según estudios realizados se llegó a la conclusión de que el cerebro y el sistema cardiovascular necesitan de espacios y momentos silenciosos para relajarse.

De esta manera a través del disfrute día a día del silencio se puede prevenir enfermedades cardiovasculares, así como las palpitaciones y el estrés.

 Pasos para disfrutar del silencio

Hacer silencio durante pequeños momentos al día es determinante para nuestra salud mental y emocional y para gozar de una buena calidad de vida.

Genera pequeños espacios de silencio y serenidad que no agoten tu atención.

Más Información: ¿El silencio tiene sonido?

Un primer momento para propiciar el silencio podría ser  la hora del desayuno, donde puedes disfrutar sin sumergirte aún en el ruido del mundo. En lugar de conectarse a los dispositivos, aprovecha para planear el día con calma.

Practica la escucha total, acallar las palabras y la mente es especialmente valioso cuando alguien está hablando.

Un buen ejercicio para practicar el silencio es estar presente al cien por cien en lo que dice el otro, sin introducir ninguna clase de idea, valoración o reacción.

Busca momentos para recobrar el silencio interior, para esto no hace falta el aislamiento completo solo es suficiente con sentarse en una silla, con la espalda recta, y dedicar unos minutos a poner el foco únicamente en el aire que entra y sale por las fosas nasales mientras se respira lentamente.

Esta práctica puede realizarse al estar en  movimiento, tal como sucede cuando se va caminando  hacia el trabajo, supermercado o cualquier lugar, sólo hay que ser  consciente de cada paso que se da, del peso en la tierra, sin prestar atención a nada más.

Cómo aprender a disfrutar del silencio
Disfruta del silencio interior en cualquier momento

Descubre retiros en la ciudad, en medio del ajetreo del día a día siempre existen momentos y lugares donde puedas realizar un encuentro contigo mismo.

Por ejemplo durante la pausa del mediodía puedes entrar a una iglesia aunque no seas creyente, un parque y hasta una plaza tranquila que cuente con un banco para descansar el cuerpo y la mente

Determina una dieta a nivel digital, fija un horario que puede ser mínimo de dos horas antes de acostarte en el que todos los aparatos conectados a las redes deben quedar silenciados hasta el día siguiente.

Más Información: ¿Cuáles son los beneficios de leer en silencio?

Ese espacio de tiempo podrá servirte para cenar, caminar, leer o compartir con la familia si vives con ella y hasta reflexionar sobre lo que ha significado el día.

Lo importante es que en ese tiempo puedas realizar cualquier tarea sencilla y que te relajes sin tener que atender a las demandas del mundo exterior.

Es provechoso saber cultivar el silencio, siendo consciente del aquí y ahora, decidiendo sobre lo que se va a prestar atención, y dándose la oportunidad de detenerse regularmente para escucharse.