Saltar al contenido

¿Cómo aliviar la rinitis alérgica rápidamente?

Ciertas personas tienen a padecer de rinitis alérgica cuando inhalan alguno de sus factores desencadenantes bien sea el polen o los ácaros presentes en el polvo por ejemplo; esta situación de inmediato desencadena un conjunto de síntomas que afecta principalmente la nariz llegando a ser bastante incómodo, sin embargo, existen diferentes métodos para aliviar la rinitis alérgica de forma rápida y sencilla, veamos cuales son.

Tratamientos caseros para la rinitis alérgica

Si eres una de las personas que padece de desagradables episodios de rinitis alérgica, es necesario que consultas con un especialista para descubrir su causa y eliminar el problema de raíz, sin embargo, podrás recurrir a la medicina natural para que el proceso sea más llevadero y conseguir aliviar tu padecimiento.

Inhalación de vapor

Desde la antigüedad, la inhalación de vapor es usada para conseguir que las vías respiratorias se despejen y puedan librarse de la molesta mucosidad, si el moco es eliminado, de inmediato cesan los estornudos, el malestar en la garganta y el goteo nasal.

Cómo aliviar la rinitis alérgica rápidamente
La inhalación de vapor es un remedio casero efectivo contra la rinitis

El proceso es más que sencillo, coloca a hervir agua con con algunas gotas de eucalipto, romero o menta, también puedes usar las hojas de estas plantas; toma una toalla y colócala en tu cabeza para que quede como especie de un techo, luego, con mucho cuidado acerca tu cara al tazón del agua y aspira el vapor que sale de ella por unos diez minutos, suena la nariz con una toallas y continúa con las inhalaciones.

Lavados nasales con agua salina

La rinitis alérgica se complica con el moco presente en la nariz, así que lo que se busca es eliminarlo para aliviar sus síntomas y los lavados nasales son una excelente alternativa.

Calienta dos tazas de agua destilada y agrega una pequeña cuchara de sal junto con un poco (pizca) de bicarbonato de sodio, cuando la solución se encuentre a temperatura ambiente, puedes usar una pajita para colocarla en tu fosa nasal dejando que haga el recorrido hacia atrás de la vía respiratoria y sientas que pasa por tu garganta, de inmediato utiliza una toalla para soplar esa fosa nasal y vuelve a repetir el proceso hasta que ya no sientas moco.

Más Información: ¿Qué sucede si una persona intenta guardar el estornudo?

Estos lavados puedes repetirlos varias veces al día, también puedes utilizar solución salina de las que venden en cualquier farmacia.

Cúrcuma y miel

La cúrcuma combinada con la miel es considerada uno de los antibióticos naturales por excelencia puesto que las propiedades de estos dos ingredientes se combinan para obtener la «miel dorada de cúrcuma» excelente contra procesos virales o combatir infecciones bacterianas.

Cómo aliviar la rinitis alérgica rápidamente
La combinación de cúrcuma y miel es considerado un antibiótico natural

Su preparación es sencilla, toma un recipiente muy limpio y agrega media taza de miel (100 gramos) y una cucharada de cúrcuma (15 gramos), mezcla bien hasta conseguir que los ingredientes se integren y se conviertan en una mezcla homogénea; luego vierte el contenido en un frasco de vidrio limpio y seco con una tapa hermética; deja reposar durante la noche.

Durante la época de alergias puedes tomar una cucharadita dos veces al día.

Té de jengibre

El jengibre es conocido por sus grandes propiedades antiviral, antiinflamatoria, antibacteriana además de ser un excelente antihistamínico natural.

Más Información: ¿Cómo vivir siendo alergico a los ácaros?

Durante las temporadas de alergia, prepara un sencillo té; coloca una taza de agua a hervir y ralla un trocito de jengibre, si lo deseas puedes colocar un trocito de canela; deja que la mezcla hierva por espacio de cinco minutos luego cuélalo y coloca un poco de zumo de limón y miel para endulzar; bebe por lo menos dos veces al día y sus propiedades te permitirán aliviar los molestos síntomas de la rinitis alérgica.

No sufras más por la rinitis alérgica, pon en práctica estos remedios naturales; claro está que debes consultar con un especialistas si tus síntomas no desaparecen.