Saltar al contenido

¿Cómo aliviar el dolor de las varices?

El dolor de las varices se producen cuando las venas son obstruidas y es posible aliviarlas con ejercicios y remedios caseros con vinagre de manzana y aceites esenciales, entre otros. Estos serán de gran ayuda para que el dolor se disminuya rápidamente y no vuelvan a aparecer.

¿Cómo curar las varices?

Las venas varicosas también conocidas como varices son causadas por la mala circulación de la sangre. Entre los síntomas que estas presentan se encuentra la hinchazón y el dolor que puede llegar a ser muy molesto.

Afortunadamente existen maneras de aliviar el dolor de las varices con ejercicios y remedios caseros que podemos encontrar en el hogar o en cualquier tienda a un precio accesible.

Vinagre de manzana: Este debe aplicarse sobre la zona afectada y dejar actuar durante 20 minutos y enjuagar bien con agua fría. El vinagre de manzana es capaz de aliviar la inflamación de las venas y de los músculos, por lo tanto se quitara el dolor.

Agua fría: El dolor de las varices pueden aliviarse introduciendo los pies en un recipiente de agua fría o dejando caer el agua de la regadera sobre la zona afectada. El agua fría mejorará la circulación sanguínea y el dolor y la hinchazón desaparecerá.

Caminar todos los días o realizar ejercicios aérobicos: El sedentarismo es una de las causas de la aparición de las varices por eso es importante realizar ejercicios regularmente para evitarlas. Cuando el dolor de las varices comience deberás optar por caminar aunque sean unos minutos para que la circulación se mejore y las piernas dejen de doler.

Masajes con aceites esenciales: Otra manera de hacer que la sangre circule perfectamente es realizar masajes suaves sobre la zona afectada, puede utilizar algún aceite para que sea mucho más fácil deslizar las manos sobre la piel.

¿Como evitar que aparezca el dolor de las varices?

  • Es importante evitar consumir alcohol y tabaco, ya que estos afectan la circulación sanguínea.
  • No se debe utilizar ropa que sea demasiado ajustada en la zona afectada.
  • Cuando se encuentre sentado por varias horas las piernas deben estar estiradas y nunca cruzadas, ya que impedirá que la sangre circule de manera correcta.
  • Tumbarse en la cama con las piernas levantadas. Mucho más después un día de haber caminado demasiado o de haber estado de pie por mucho tiempo. Es importante para que la sangre pueda circular y de esta manera de evitara el dolor y la inflamación.