Saltar al contenido

¿Cómo afecta a los hijos un divorcio?

Los niños y adolescente sufren mucho cuando los padres se divorcian, pero depende los adultos que los hijos se adapten a este cambio de la mejor manera y sin traumas.

¿La separación de los padres afecta a los niños?

Cuando una pareja decide separarse, más allá de cual sea la causa, siempre se preocupa por la manera en que esto afectara a sus hijos, mucho más si se trata de niños.

Por supuesto un divorcio trae cambios y no solo para la vida de la pareja, sino también para los hijos que tendrán que sufrir consecuencias por la decisión de sus padres. Aun así este proceso puede sobrellevarse de buena manera para no dejar traumas, solo necesitan del apoyo emocional de sus padres que son quienes le brindan seguridad.

¿Cómo afecta el divorcio a los hijos?

El divorcio de los padres afecta a los hijos de diferente manera dependiendo de la edad que los niños tengan y las circunstancias en la que se de la separación, como también en la forma en la que este proceso se lleve a cabo.

Relacionado: ¿Qué tipos de familia existen?

Los bebes de hasta 3 años de edad no pueden comprender lo que esta sucediendo, pero absorben las emociones negativas de sus padres.
Es normal que se sientan más irritables y lloren. Muchos bebes se encuentran muy aferrados a sus padres y pasar tiempo sin verlos, ya que una de las dos partes se va de la casa, puede generarle ansiedad y tristeza.

Los niños de entre 3 y 5 años sienten que tienen la culpa que sus padres se divorcien. Piensan que sus travesuras y mal comportamiento ha afectado la relación. Ellos creen que cuando sus padres se separen los abandonaran y se quedaran solos. Todo esto repercute en su comportamiento, necesitan de más atención y ara demostrarlo actúan de una manera diferente y más dependiente.

Ya los niños mayores de 6 años pueden comprender mejor que sus padres deciden divorciarse, pero no aceptan el hecho y expresan su deseo que la pareja vuelva a estar junta. Otros niños aprovechan este momento para manipular a sus padres y conseguir lo que desean. Sienten que sus padres son los que se están mal comportando y ellos deben castigarlo por esto.

Los adolescentes, desde los 12 años de edad, sienten miedo por la separación de sus padres. Muchas veces se sienten culpables y otras veces, victimas. Sienten ansiedad, tristeza y soledad. Normalmente recurren a algún vicio para poder sentir un alivio a su dolor.

¿Cómo evitar que un niño sufra con el divorcio de sus padres?

A pesar de todo esto, no siempre el divorcio de los padres debe ser un hecho traumatico para los niños.
Según la forma en que los adultos proceden pueden proteger a sus hijos y evitar que ellos sufran las consecuencias de su decisión.

Más Información: ¿Es lo mismo separarse que divorciarse?

Es necesario que los adultos se comporten como “adultos” y sepan que todas las decisiones deben beneficiar al niño.
Se deben evitar las peleas y discusiones ya que esto causa sufrimiento en los hijos. Tampoco hay que involucrarlos en batallas legales o utilizarlos como “premios” y “castigos”.

Los padres deben aportar seguridad y confianza en sus hijos, no solo protección física sino también emocional. Esto permitirá que los niños se adapten al cambio más fácilmente sin sufrir traumas.