Saltar al contenido

¿A qué temperatura se sirve el vino?

Es muy importante servir el vino a la temperatura correcta para no alterar su sabor y aroma. Depende del tipo de vino que se trate, estos pueden servirse en temperatura de entre 7º y 18º.

¿Por qué es importante servir el vino a una temperatura adecuada?

Servir el vino a una temperatura correcta es fundamental para poder percibir los aromas y sabores que pueda ofrecer la bebida.
Las características de cada tipo de vino se perciben solo si este se encuentra a la temperatura adecuada.

Los vinos calientes permiten percibir mejor el alcohol que contiene y los aromas frutales. En cambio, en los vinos fríos los aromas no se sienten tanto y el sabor es más ligero, aunque se mejora la textura.

Si el vino no se sirve a una temperatura adecuada, entonces sus cualidades se alteraran y la percepción del vino sera arruinada.

¿Cuál es la temperatura ideal para servir los vinos tintos?

Los vinos tintos deben servirse a una temperatura promedio de 16º a 18º.

En este temperatura se permite que el vino conserve sus matices y su aroma. Si se sirve más caliente, entonces el alcohol se evaporara y los aromas se sentirán más fuertes por lo que no sera una bebida tan agradable.

¿Cuál es la temperatura ideal para servir los vinos blancos?

La temperatura ideal para servir el vino blanco depende del tipo de vino blanco que se trate.

En el caso de los vinos blancos dulces estos deben servirse fríos, aproximadamente a 7º para que se perciban sus aromas frutales y su sabor dulce.

Los vinos blancos finos y jóvenes deben servirse a una temperatura superior a 7º, pero inferior a 10º. En esta temperatura se puede percibir el alcohol y los aromas de las frutas que contiene.

Por ultimo, los vinos blancos de crianza requieren de una temperatura más alta, entre 10º y º12º ya que tienen aromas de roble y solo a esta temperatura pueden percibirse como se debe.

¿Cuál es la temperatura ideal para servir los vinos rosados?

Los vinos rosados deben ser servido a una temperatura media de 7º. Si se superan los 8º se volverán menos delicados y los matices se perderán.

Lo más recomendable es ir aumentando la temperatura del vino poco a poco. Si se desea enfriar el vino también debe realizarse de la misma manera.
No se deben utilizar congeladores. La mejor opción es colocarlo en el refrigerador por algunas horas antes de servirlo. Luego se pueden añadir cubos de hielo para mantenerlo a la temperatura correcta.