Saltar al contenido

¿A los hombres les atraen los senos por instinto?

Existen teorías que indican que los hombres prefieren mujeres con senos grandes por instinto. Relacionan el tamaño de los pechos femeninos con la fertilidad y les recuerdan el periodo de amamantamiento. La atracción hacia esta parte del cuerpo sería una condición natural. Va acompañada por la atracción hacia las caderas grandes.

Senos para amamantar

Las escenas de hombres mirando, embelesados, pechos, son comunes. Tanto como la de mujeres vistiendo ropas que resalten este atributo, para llamar la atención.

También, en muchas fantasías sexuales masculinas, los senos son protagonistas principales. Se trata de una de las zonas erógenas por excelencia y en la cual se presta especial atención durante el coito.

senos_2

Pero, psicólogos indican que existen teorías con las cuales se sustenta que esta atracción tiene un origen más que sexual.

Según esto, los hombres se inclinan por senos grandes para recordar el pecho materno durante la etapa de amamantamiento. Esto les quedaría como remanente de la niñez en la cual las madres les alimentaban de esta forma.

También, además de la alimentación, ser amamantados les proporcionaba seguridad y altas dosis de cariño y cuidados.

Relacionado: ¿Cuándo se inventó el divorcio?

Sin embargo, esta teoría se viene al traste cuando se piensa en las mujeres que recibieron alimentación a través del amamantamiento. De ser cierta, las damas también tendrían una especie de fijación por los senos grandes.

El ángulo visual de los senos

Más allá de la teoría del instinto por amamantamiento, científicos indican que el gusto por mirar senos se adquirió con la evolución.

Cuando el ser humano pasó a caminar de forma erguida, su espectro visual cambió de mirar caderas y traseros a senos.

Esto le dio prominencia a mirar con mayor facilidad los pechos por estar en un mejor ángulo visual. También cambió la zona que es referente de estimulación sexual. Antes de eso, las caderas eran el centro de excitación masculina.

senos_1

Pero, además de la atracción sexual, era un símbolo de fertilidad y cualidades para la reproducción. Senos grandes eran garantía de que podía amamantar sin problemas a la descendencia.

Anteriormente, la triada compuesta por pechos, caderas y glúteos que se formaran de forma voluptuosa en el cuerpo de la mujer, eran sinónimo de fertilidad.

Todo este conjunto indicaba que la hembra tenía condiciones para la procreación y la cría de descendencia. Por ello les resultaba atractivo al hombre y significaba un punto de referencia para la excitación sexual.

Senos eróticos

Tocar, succionar y lamer senos es uno de los juegos sexuales principales durante las relaciones íntimas. No hay una relación directa entre las mujeres que alcanza estimulación sexual con el toque de los pechos. Pero sí con la excitación masculina y la obtención de una erección.

Es decir, que con este juego erótico, la satisfacción principal la obtiene el hombre, en lugar de la mujer que recibe directamente los estímulos sensoriales.

Los senos les resultan atractivos a los hombres simplemente porque forman parte de la anatomía de la mujer.

Relacionado: ¿Las babosas son peligrosas para el ser humano?

Las mujeres son la única especie de mamíferos a los que los pechos le crecen a través del desarrollo corporal. Además, es una de las partes que no comparten con la anatomía masculina. Por ende serán un referente de deseo para el sexo opuesto.

Sin embargo, en muchos casos no es el tamaño lo que atrae. El sexo masculino se siente agradado de mirarlos, solo por su simple existencia sin importar el diámetro que tengan. De allí que los especialistas en psicología advierten que se trata de un instinto.

No es el caso de las mujeres, que fisiológicamente tienen mayor atracción hacia los hombres, especie que no posee pechos. Por eso no centran su atención en esta zona del cuerpo.