¿Quién inventó el chocolate?

Hans Sloane un botánico y médico Inglés allá por el siglo XVII viajó a Jamaica, e inventó lo que es hoy el chocolate, allí donde fue a recolectar ejemplares de plantas terapéuticas, donde se encontró con muchos locales de cacao. 

La historia del chocolate

El uso que se entiende entre muchos pueblos de América es prueba suficiente de que se trata de un alimento increíblemente sano y exquisito. Si se bebe caliente es mucho mejor porque así no nos haría mal al estómago, ya que gracias a estos preparados anatómicos sabemos que dichas fibras se vigorizan introduciendo en el estómago algo caliente. El propio autor empezó a recomendarlo, sobre todo para ir disolviendo algunas plantas, como por ejemplo aquellas que son algo purgantes.

Empresarios usaron ese nombre

Éste señor tuvo la intuición de usar leche en ves de agua, el cual se envolvió una persona apasionada de su bebida de las cuales nos fue dejando el provecho de tantas cosas ricas que fuimos ingeriendo, armó colecciones de tazas y elementos para poder apreciar ese chocolate donde los empresarios usaron su nombre y prestigio, esos podrían ser el caso de las propiedades registradas, homónima que en cierto año han tenido un áspero conflicto con otra fábrica. Cuando lo probó, le pareció un asco y difícil de digerir cosa que pensó que era a su carácter oleoso.

El interés de Sloane

Es que nos resulta muy significativo el interés que tenía por su chocolate, donde bebían los habitantes de Jamaica, donde se produce un largo alojamiento en los productos de cada uno, un singular entrelazamiento es narrativas culinarias y narrativas botánicas, la colección y fabricación y la observación etnográfica y las prácticas médicas. Le añadió leche amarga para darle más gusto. Desde Jamaica traslado una planta de cacao, actualmente se conserva en el Natural History Museum de Londres, él anotaba en sus escritos que los locales, beben todos chocolate a toda hora, sobre todo en las mañanas.

Esencia para el chocolate

Se inventó también que se adopte una estrategia argumentativa simétrica, porque se deja en evidencia la afinidad de sostener y tener estos productos, donde la esencia es el valor fundamental para estos tipos de inventos y que dado el caso fue algo increíble el sabor que le fue dejando. Cuando se le da calor al chocolate se obtiene una esencia inocente y lechosa de gran sabor. Su receta sería comprada y se populariza por la campaña Cadbury que va alrededor del mundo, estas empresas están activas porque se valen de ese nombre para ofrecernos productos con chocolate, es así como invocan a sir Hans Sloane chocolatier.