¿Cuáles son los tipos de soluciones que existen?

Dependiendo de las características que se puedan llevar a observar en una solución, va a ser posible identificar en qué tipo se encuentra, por ese motivo te invitamos a leer el texto por completo. De todos modos, te adelantamos que los tipos de soluciones existentes son: diluida, concentrada, saturada y sobresaturada.

Tipos de soluciones

Antes de comenzar a hablar de los diferentes tipos de soluciones que existen, vamos a explicar ¿qué es una solución?

¿Qué es una solución?

Como es fundamental tener una respuesta a esa pregunta para comprender el porqué de esta clasificación, empecemos por anotar que una solución -también llamada disolución– es una mezcla homogénea de dos o más sustancias. Estas sustancias pueden estar en estado sólido, líquido o gaseoso. Un ejemplo de solución sería un sólido disuelto en un líquido, como el azúcar disuelto en el agua.

Los componentes de una solución

Todas las soluciones tienen dos componentes que se denominan de la siguiente manera:

  • Soluto: es la sustancia que se encuentra en menor cantidad, aquella que se disuelve en la mezcla. Con frecuencia cambia de estado. Una solución puede contener varios solutos.
  • Solvente (también llamado disolvente): es la sustancia que se encuentra en mayor cantidad, aquella en la que se disuelve el soluto. Esta sustancia no cambia de estado.
Ejemplo de componentes de una solución.
Ejemplo de componentes de una solución.

Los distintos tipos de soluciones

Tal y como se adelantó en el primer párrafo, existe la clasificación ya mencionada, pero esta se establece dependiendo de la cantidad de soluto que haya, existen distintas soluciones:

  • Diluida: es aquella solución donde la cantidad de soluto es menor que la cantidad de disolvente. Por ejemplo: 1 gramo de sal en 100 gramos de agua.
  • Concentrada: es aquella solución donde la cantidad de soluto es mayor que la cantidad de disolvente. Por ejemplo: 25 gramos de sal en 100 gramos de agua.
  • Saturada: es aquella solución que a una temperatura determinada no admite la disolución de más soluto en un solvente. Es decir, es la cantidad máxima de soluto que se puede disolver en el solvente. Por ejemplo: en 100 gramos de agua a 20°C se pueden disolver como máximo 36 gramos de sal.
  • Sobresaturada: es aquella solución que contiene mayor cantidad de soluto que la permitida a una temperatura determinada. Este tipo de solución es muy inestable y generalmente se obtiene por enfriamientos rápidos o por descompresiones bruscas.
Solución diluida y solución saturada.
Solución diluida y solución saturada.