¿Por qué el 11 de septiembre se celebra el Día del Maestro en Argentina?

El 11 de septiembre se celebra, en Argentina, el Día del Maestro en recuerdo del fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento, quien muere el 11 de septiembre de 1888.

sarmiento

La vida de Domingo Faustino Sarmiento

Domingo Faustino Sarmiento fue un destacado maestro, subteniente de milicias, escritor, periodista, senador, ministro, director general de escuelas, sociólogo, diplomático, gobernador, y hasta presidente de la República Argentina. Fue uno de los mayores precursores de la educación en nuestro país, como presidente trabajó por lo que había luchado toda su vida: la educación y la cultura de su pueblo.

Creo y fundó muchas escuelas primarias, la Academia de Ciencias, la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, el Observatorio Astronómico de Córdoba y la Biblioteca Nacional de Maestros, entre muchas otras obras. Por todo esto, Sarmiento es conocido como “El Maestro de la Patria”, homenajeándose en esta fecha, en su honor, a todos los maestros.

Breves datos de Domingo Faustino Sarmiento

Nacido en San Juan en 1811, Domingo Faustino Sarmiento se destacó como escritor y político, fue presidente de la República entre los años 1868 y 1874, autor de una cuantiosa producción periodística, literaria y pedagógica. José Clemente Quiroga Sarmiento y Funes fue su padre, un veterano soldado durante las guerras de la Independencia de Argentina; su madre tuvo que vender su vestuario para poder costearse una casa propia debido a la pérdida temprana de su propio padre. Desde los 5 años asiste a la recién creada Escuela de la Patria, es allí donde recibe su única educación sistemática durante 9 largos años.

Una educación complementada con varios guías

Domingo Faustino Sarmiento vio complementada su formación gracias a la guía de los presbíteros Juan Pascual Albarracín y José de Oro, con ambos tenía parentesco, además de su propio esfuerzo autoinstruida. A la edad de 15 años (1826), estableció en San Luis en San Francisco del Monte de Oro su primera escuela. Los alumnos eran jóvenes de su edad y también tenía alumnos mayores que él; todos sus alumnos se contagian de su afán por aprender, su insaciable curiosidad y pasión por los libros. A los 18 años vio pasar una montanera encabezada por Facundo Quiroga, dicho episodio le daría importancia decisiva en su alineación política, ideológica y literaria.